Send

 

Cuando diseñamos un espacio lo imaginamos en nuestra mente, pensamos hasta el último detalle, qué colores tendrá, que materiales aplicaremos, e incluso que volúmenes aparecerán.

Puede que con tantos detalles se nos pasé algo por alto, o que lo que pensamos que era un diseño estupendo no queda como quisiéramos.

¿Cuantas veces no nos hemos encontrado en la situación de que el cliente nos echa por tierra todo un proyecto sólo porque los colores no acaban de gustarle? O que nos encontramos con preguntas como ¿y si esa pared fuera de otro color?, ¿y si el sofá fuera negro en lugar de blanco?. Hay veces que aunque el diseñador esté seguro de que ese camino es erróneo, hasta que el cliente no lo ve con sus propios ojos no es consciente de ello.

La infografía tiene la ventaja no solamente de crear un espacio y ver su volumen, sino de poder rectificarlo, hacer pruebas hasta que consigamos el acabado deseado y de mostrar también las pruebas que sabemos que no quedarán bien para que el cliente pueda verlo y entenderlo.

En estas imágenes podemos ver que de un mismo espacio, las sensaciones o percepciones del mismo pueden variar según los colores que aplicamos, y según nuestros gustos pueden agradarnos más o menos. Usando los servicios de un infografista podemos de una forma fácil crear estas diferentes sensaciones en nuestro espacio, rectificando tantas veces como queramos hasta logar el resultado deseado.

Las ventajas para el cliente son la participación activa en el proyecto y la seguridad de que todo quedará tal y como él desea, sin sorpresas.

112
  1. Hello my loved one! I want to say that this post is amazing, great written and come with almost all significant infos. I would like to see extra posts like this .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>